martes, 19 de mayo de 2009

CANDOMBE

























no hay nada que envidiarme... excepto mi libertad, así soy yo, el candombe.
Javier Martínez Corbalán / Cuba

tomasita,

se amotinan los tambores pasarán por el ghetto
y usted tendrá su pirulí que la hace hipar de cien mil modos
también el tisú del cosmos entre las manos como lírica carnosa

cómo llegan los yoruba al oído arremetiendo
pie
esqueleto
y a la danza

y a la danza, mamá, no hay guión que auxilie
eso de echar el sinsabor de la pelvis
a la
fragua
del candombe

a la fertilidad del afro ese fuego
omnipresente

zigzagueante hervorcito azotainas del deseo tótem del orgasmo
bocanada que en los cuerpos se inmola

tomasita,

quién toca a quién
los obsequiantes del tamborileo en su fantasmagoría
o esas miradas que a tontas y a locas emplazan su paranoia

vida y muerte y muerte y muerte

dios mío

todos saben cuándo sonreír
por el feed-back de tu hosanna

que se rompe en la noche en fogonazos.