miércoles, 6 de octubre de 2010

SEPTEM PECCATIS MORTALIBUS


IRA


a todas las fulanas heridas que se despiezan
en
cubiertas en su propia síntesis
no
abran este libro en la ciudad
hay un animal muerto
– y eso
deben sostenerlo – en su repertorio

la palabra hace esfuerzos terribles y mutis por el foro

también él no tiene nada que decir

– según dicen –
vino a mi poema zamarreándose parisilábico
parlanchín en el parkinson
mientras enrojecía

váyase al ártico – dijo alguien – y el tragadero se me
empachó como antiguamente el viento acarreaba arena

- r e c a p i t u l o -

quítenlo de mi albergue

de la obscena víscera rota

del hediondo cortinaje de la humanidad

alejad a ése

pecado capital

de
…..padre y madre

y viene a pedir ración de agüita
y machaca y machaca y machacando

lo encasqueto lo ridiculizo con las cien erres de su gata ravotril

gran señora

ofrézcote mis trompas de falopio
la pus de mis oídos una ración de mi saliva su oleaje
a freud mi gato y mis jaquecas

el rincón de la nunca dulce ira ofrezco sus razones como existen
ácaros

en el espejo

soy las cuatro puntas del vicio español
soy mi madre y sus minúsculos versitos
soy bestia

si digo
a mis axilas que suden éstas parafrasean un formulismo
vago

si digo
a mi vientre que se humedezca éste moja la lengua
en merlot

si digo
libera a la odalisca de su botellita ésta recorre mi pared
de norte a sur.



LUJURIA


toda obsesión sólo ha sido mía como si eso me endemoniara
aunque nunca vi a nadie sacar los pies del plato
me nace con ese gustillo fluvial
a picamaderos – creo yo – triturando usos
verbales
arcaicos
obsoletudos
antediluvianos no son más
que un fiambre una zona muerta
alguna vez ojos indefendiblemente pequeños
por eso déjame hablar del traqueteo
en el sarao
palpitamos carnavaladas
trasmutaciones en juegos paralímpicos
lujuria a contraluz a contramuro
sin contraindicaciones ni contraposiciones
terrenal recorrido bajando
subiendo
una y otra vez hasta hallar la patria
el sol al hombro
esa vivacidad mefistofélica nos revolcó y tumbó
en el barriobajero en el centro mismo de la ciudad
no hay luz sin sombras hechas de recuerdos
ni abstinencia sin pensión de invalidez.



PEREZA


cómo voy a seguir pero sigo con mis diablesas
a la diabla los señuelos de la vida
diablejo el cielorraso me ha enclaustrado
caciqueándome diablilla heme aquí
este
día
y no otro como cualquier zángano
haragana apoltronada entre ojitos de mar
soy pezampolleta
tanto tararearme la punta de la lengua
exigiéndome letrillas de la pantoja

en tomé city

sin cerveza porque olvido
lo que hallo

escribiendo

- pregunta usted -

hace horas

no re-toco los pétalos de mi flor.


.
VANIDAD


antes de pronunciarse la escritura a pura sangre

podía asesinar su cuerpo sin morirme como se muere

ahorita no presto boca ni orejas ni saliva

ni esos dioses
haciendo patria en el nunca jamás

me hurgo

caracoleándome
hinchándome enlesándome

mientras
centímetro a centímetro

dos cinco nueve

escenitas

irrumpen donde no existe pabellón ni luz para escribir.



GULA


en su ecléctico rozón puéblome feamente de zurriburri zipizape
tiberio mío apártame de la bullanga ese animalucho fantasmal
enclava sus pasquines en alianza con mi píloro

debería suspender la hora

zambomba carajo

fin de semana

sin fluorescencia ni vorágine es un quiltro
demasiado flaco para mi gusto

un fisgón

hipándome

gritándome que duele

ese reborde mismo

perfora

como reptil

en nombre del hambre de la palabra.



ENVIDIA


dalila del valle de soreq diosita
del big bang la raja la femme fatale morocha

carilarga
oliendo a ball de diables

chica playboy

en época de correfuegos
abriéndote paso a la velocidad de la luz

lewinsky

o
sea

con sex appeal.



AVARICIA


tiene su ejercicio

a fin de cuentas

estar aquí

porque nunca me diste nada.