lunes, 15 de octubre de 2012

INTRÍNGULIS




















el dictador baraja el afán con la mezquindad,
el endiosamiento con la pasión.
LA AUTORA

bajáronme a codazos׀ dijeron no amotine palabras arriesgando más de la cuenta׀ diciendo cosas que dice׀ su memoria es un animal ciego que no encuentra fulgor׀ y sin darme cuenta sonreí׀ tal vez como Van Gogh pensó y halló y sonrió entre la fría niebla׀ si yo pudiera recoger girasoles׀ pero no׀ soy ese páramo arañado por las mismas huellas׀ narcotizando el duelo y la nostalgia
a ver si pasa
a ver si pasa mi padre
lleno de flamígeras sombras la muerte hizo un guión con él
sin embargo donde debiera haber poesía hay sólo breves monólogos׀ parecen ojos en vela׀ y no existe modo de escapatoria para quien oye׀ hago este último viaje que son hectáreas y hectáreas de septiembres sobre un insomnio familiar׀ por un Chile que nadie recuerda׀ o sí׀ o no׀ allá en los setenta׀ yo empezaba a tener sueños׀ ésos de niñas׀ novelescos y floridos׀ y cómo arrancárselos al verbo
a ver si pasa
a ver si pasa el labio transitado
las vocecitas de quien habla de paz׀ quien sus dedos extiende
cualquiera de mis versos personales׀ aunque esto no me salvará de ser huérfana escribiendo.

cuando asesinan sueños se vuelven aves.
LA AUTORA

* POR LA COMPLEJIDAD DE NUESTRA PAZ INTERIOR, PARA VESTIR EL CONCEPTO EXISTISTENCIAL DEL MUNDO, SIN DUDA, COMO TESTIGOS EN PRIMERA PERSONA.   
Rocío L’Amar.