martes, 20 de noviembre de 2012

NOSTALGIA




















y de niña
ninguna flecha destruyó tu cuerpo y la vida de sombras ardió en las cenizas y en lugar de oídos apuntaste a los ojos y estuviste siempre para probar qué tan lejos podías llegar y llegaste y lamiéndote los dedos entró la sangre y quisiste más pero el apetito lentamente fue cediendo como si estuvieras loca me dejaste morir.