martes, 6 de noviembre de 2012

PONDUS HYDROGENIUM





















ácido
desigual ese gemido hondo

magdalenaza

a la vista del varapalo
como bestia atlética y feliciente

en la impiedad sonrosadita
al final del soponcio
entre
        abriéndome

enérgica   

la palabra suda

arde e incendia el viejo verbo.