viernes, 8 de marzo de 2013

EICH






















juega a ser su propia ofrenda, en lo desamparado de dar y recibir.

LILIANA LUKIN


← la llamo hija porque sólo hija se llama la que no tuve ׀  y si ׀ luz árida y vacía como soy ׀ la alcé poema desde la más oscura leche  ׀ y no ׀ existe semejanza ׀ es  cuchillo calvo ׀    


el laurel en la rama desnuda. → 


* Obra pictórica de Zulema D.G.