jueves, 24 de abril de 2014

UNICOLOR/





















si no quepo cómo libro, la obsesión es un órgano que empuja siempre a abrir la palabra, incluso la más necia tiene voluntad sintáctica: armario de dudas soy muñeca de agua sin ti.