domingo, 22 de junio de 2014

AJENIDAD






















es órgano desnudo mi boca pero no siempre flor y nata del caos la dramaturgia del verbo que asesina de pé a pá muerto de la risa sin horca ni vicio ni mecenazgo junto a la palabra un ángel ha caído, y no deja de caer.