domingo, 4 de enero de 2015

JÓKER
















en este modo de sobar la calma, sin piedad, usted es igual a mí, infuso e incierto como la duda y el vacío │sucio juego de manos adueñándose de una belleza inusual, también el párpado que aprieto y cierro │ciertamente, no me gusta la mirada, a solas, que tengo hoy │ sobre otro cuerpo.