miércoles, 9 de diciembre de 2015

DESNUDA
















no, no hay luz en el otoño mío terca pupila que ha vuelto a sus anchas ese pequeño ojal de luto: me engulle me vacía (desde el talón hasta la jaula).